CEDH acredita violación al derecho de búsqueda y localización de personas desaparecidas y a la seguridad jurídica de integrantes de un Colectivo de Búsqueda de Personas

Boletín 023/2020 CEDHS

Culiacán, Sin.- La Comisión Estatal de los Derechos Humanos, emitió la Recomendación 3/2020, a la Secretaría de Seguridad Pública del Estado de Sinaloa, al haberse acreditado la violación al derecho a la búsqueda y localización de personas desaparecidas y a la seguridad jurídica de integrantes de un Colectivo de Búsqueda de Personas.

Este organismo público autónomo recibió escrito de queja el 14 de junio de 2019, de un grupo de mujeres pertenecientes a un Colectivo de Búsqueda de Personas que realizaban la búsqueda de fosas clandestinas en un predio, cuando encontraron posibles restos óseos.

Con apoyo e intervención de agentes de la Policía de Investigación, personal de Servicios Periciales, personal de Protección Civil y elementos de la Policía Estatal, realizaron una la búsqueda de fosas clandestinas en un predio, encontrando pedazos de tela y fragmentos óseos, mismos que fueron recolectados, embalados y trasladados a Servicios Periciales para la elaboración de los dictámenes correspondientes. Una vez que la escena de los hechos estaba debidamente acordonada y siendo procesada por Servicios Periciales y Policía de Investigación, la autoridad señalada en esta Recomendación, vulneró el acordonamiento y se introdujo en una fosa para tomar fotografías, por lo que solicitaron la intervención de la Agencia del Ministerio Público.

El día siguiente, intervinieron en el predio agentes de la Policía de Investigación, personal de Servicios Periciales, personal de Protección Civil y elementos de la Policía Estatal, encontrando fragmentos de tela y restos óseos, sin poder establecer en ese momento si se trataba de restos humanos, advirtiendo que la autoridad responsable vulneró el acordonamiento de la escena e ingresó a una fosa y desde su interior estaba tomando fotografías.

Del análisis lógico jurídico realizado al conjunto de evidencias que integran el expediente de queja, esta Comisión Estatal de los Derechos Humanos de Sinaloa advirtió que se vulneraron derechos humanos a la búsqueda y localización de personas desaparecidas y a la seguridad jurídica en perjuicio de la líder del Colectivo de Búsqueda de Personas, en su calidad de víctima indirecta y presidenta del Colectivo de Búsqueda, con motivo del ingreso al lugar acordonado.

Una vez agotado el procedimiento no jurisdiccional de protección de los derechos humanos, con base en lo expuesto anteriormente y al tener como marco el artículo 1º de la Constitución Política del Estado de Sinaloa, que precisa como objetivo último en nuestra entidad federativa la protección de la dignidad humana y la promoción de los derechos fundamentales que le son inherentes, así como al artículo 4º Bis, segundo párrafo, que afirma que los derechos humanos tienen eficacia directa y vinculación a todos los poderes públicos, esta Comisión Estatal de los Derechos Humanos de Sinaloa formula al titular de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado, Cristóbal Castañeda Camarillo, como autoridad responsable los siguientes puntos recomendatorios:

Primera. Instruya a quien corresponda para que al considerar los actos motivo de la queja, así como los razonamientos expuestos por esta Comisión, se inicie procedimiento administrativo en contra de AR1, para que de resultar procedente y acreditada su responsabilidad, se impongan las sanciones correspondientes; asimismo, se envíen a esta Comisión Estatal pruebas de su cumplimiento.

Segunda. Gire instrucciones a quien corresponda, para que se diseñen e impartan cursos de capacitación al personal de la Policía Estatal Preventiva, para evitar que se incurra en violaciones a derechos humanos como las que dieron origen a la presente Recomendación; asimismo, se envíen a esta Comisión Estatal pruebas de su cumplimiento.

Tercera. Gire instrucciones a quien corresponda, para que se dé acompañamiento y protección a los familiares durante la búsqueda de personas desaparecidas, de manera coordinada con las familias, con las Comisiones Nacional y Estatal de Búsqueda de Personas, y con las autoridades que intervengan en las búsquedas de personas, de conformidad con la Ley General en Materia de Desaparición Forzada de Personas, Desaparición Cometida por Particulares y del Sistema Nacional de Búsqueda de Personas; la Ley en Materia de Desaparición Forzada de Personas, Desaparición Cometida por Particulares y del Sistema Estatal de Búsqueda de Personas de Sinaloa; y, el Protocolo Homologado de Búsqueda de Personas Desaparecidas; asimismo, se envíen a esta Comisión Estatal pruebas de su cumplimiento.

Cuarta. Adoptar medidas de no repetición que consideren acciones de carácter administrativo a efecto de aplicar a la brevedad, protocolos, planeación y operación de búsqueda de personas desaparecidas, de conformidad con la Ley General en Materia de Desaparición Forzada de Personas, Desaparición Cometida por Particulares y del Sistema Nacional de Búsqueda de Personas; Ley en Materia de Desaparición Forzada de Personas, Desaparición Cometida por Particulares y del Sistema Estatal de Búsqueda de Personas de Sinaloa; y, el Protocolo Homologado de Búsqueda de Personas Desaparecidas; asimismo, se envíen a esta Comisión Estatal pruebas de su cumplimiento.

Quinta. Como medida de no repetición, se dé a conocer esta Recomendación entre el personal de la Policía Estatal Preventiva; asimismo, se envíen a esta Comisión Estatal pruebas de su cumplimiento.

La presente Recomendación, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 102, apartado B de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, tiene el carácter de pública y se emite con el propósito fundamental de hacer una declaración respecto de una conducta irregular por parte de servidores públicos en el ejercicio de las facultades que expresamente les confiere la ley, como de obtener la investigación que proceda por parte de las dependencias administrativas o cualesquiera otras autoridades competentes, para que, dentro de sus atribuciones, apliquen las sanciones conducentes y se subsanen las irregularidades cometidas.

Servicio Médico Forense recibe en promedio 20 cadáveres y osamentas a la semana

Boletín 224 / FGE

Como parte del apoyo y solidaridad institucional de la Fiscalía General de Sinaloa hacia familias de personas desaparecidas, adicional a las revisiones directas con los colectivos para el análisis de carpetas de investigación y dentro de la competencia institucional, se celebró una reunión de trabajo con el colectivo Sabuesos Guerreras A.C.

Durante dicha reunión el grupo organizado solicitó conocer diversos datos, principalmente estadísticos, sobre la situación forense actual. Algunas de las cifras que arrojó esta compilación y análisis de información son las siguientes:
Actualmente, en las áreas del Servicio Médico Forense del Estado se reciben en promedio 20 cadáveres y osamentas a la semana.

Del 2006 y hasta el 30 de septiembre este año 2020 se tiene un acumulado en la base de datos de 1,217 cadáveres y osamentas sin identificar, de los cuáles 880 corresponden a cadáveres y 337 osamentas. Sobre dichos cadáveres/osamentas se mantiene un registro de 695 en fosas comunes, 512 en instalaciones del SEMEFO y 10 en la osteoteca.

A los cadáveres/osamentas no identificados se les practicaron los siguientes informes periciales:

Medicina: 880
Antropología: 26/ a partir de agosto de 2019
Odontología: 663
Criminalística: 1217
Genética: 705/ a partir de 2016
Dactiloscopía 880

Aproximadamente 78 cadáveres y osamentas se han incorporado a la base de datos AM/PM, sistema con cobertura nacional que administra la información de personas desaparecidas y/o personas no identificadas para colaborar en su identificación.

Anualmente se realizan alrededor de 175 peritajes integrados (multidisciplinarios) en identificación humana y en promedio se determinan 14 identificaciones al mes.

Aunque el SEMEFO no tiene adscrito personal de manera exclusiva, cuenta con el apoyo de un equipo multidisciplinario de 38 especialistas en medicina forense, un antropólogo, 8 odontólogos, 5 especialistas en genética, 45 criminalistas y 10 en área de dactiloscopía, mismos que forman parte de la estructura de la Dirección General de Investigación Pericial y coadyuvan a su vez, dentro de sus especialidades, en otras áreas de la institución.

Culpan a dos policías de Culiacán por el delito de desaparición forzada

Por Jesús Bustamante

Dos agentes de la Policía Municipal de Culiacán, fueron puestos en prisión preventiva, luego de haber sido detenidos en flagrancia, junto a un civil, por elementos de la Guardia Nacional y Policías Estatales, cuando trasladaban a una persona a bordo de su patrulla; esposada, herida de bala y con signos de tortura.

Los agentes fueron identificados como Evaristo “P” y Gilberto “D”, mientras que el civil, quien portaba un rifle AK-47, dijo llamarse José Antonio “D”, los tres fueron detenidos en la comunidad serrana de Caminaguato, perteneciente a la sindicatura de Tepuche, al norte de Culiacán.

Los elementos realizaban un recorrido de inspección en la zona serrana, cuando se encontraron con la unidad de la Policía Municipal, descendiendo hacia Culiacán, y al notar su presencia, intento evadirlos, pero no lo consiguió, y al momento de inspeccionarla, encontraron una persona privada de la libertad, y un civil armado acompañándolos.

El incidente se registró la noche del 24 de septiembre, y luego de haber sido puestos a disposición de las autoridades correspondientes, se fijó la audiencia inicial, donde los policías, se reservaron su derecho a declarar, y los abogados, solicitaron duplicidad del término.

La persona privada de la libertad, dijo haber estado al menos tres días privada de la libertad, que lo sacaron de una vivienda en la colonia Los Huertos, y se lo llevaron hacia la sindicatura de Culiacancito, donde lo estuvieron torturando, luego lo subieron a una patrulla, y se lo llevaron a Tepuche, con la supuesta intención de que les entregara un armas, y les diera información del grupo delictivo que opera en la región.

La patrulla en la que viajaban, tenía números imantados, arriba de los originales, para que la unidad no pudiera ser identificada, por lo agentes, vestían sus uniformes y armas de carga, al momento de ser detenidos.

En esa región de Culiacán, opera una célula delictiva al servicio de Ismael “El Mayo” Zambada, conocida como “Los Rusos”, que actualmente se enfrenta a un grupo criminal de los hijos de Joaquín Guzmán Loera, que también opera en dicha zona.

El último incidente violento, dejó un saldo de 16 personas muertas, cuando un grupo armado atacó a campesinos y luego se enfrentó a balazos, a presuntos sicarios, en junio de 2020.

A raíz de ese ataque, decenas de pobladores han abandonado sus casas, por temor a la violencia, pero hasta el momento, se desconoce el número exacto, ya que la mayoría, no quieren ser ubicados por las autoridades.

En una recomendación de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos de Sinaloa, difundida en julio del presente año, se reveló que existen 142 denuncias contra elementos policiacos, por su probable participación en la desaparición forzada de personas, de 2008 a 2019.

Tan solo en septiembre, han sido reportadas 89 personas como desaparecidas, y suman 756 en lo que va del año, pero se desconoce, cuantas han sido encontradas, porque las autoridades no han dado a conocer ningún informe.


La nota puede retomarse libremente en cualquier medio de comunicación, dando crédito al autor y/o al proyecto Desaparecidos en Sinaloa.

Buscan a hondureño desaparecido en Los Mochis

Por Jesús Bustamante

Un joven hondureño desapareció en la ciudad de Los Mochis, y sus familiares, quienes no radican en México, están intentando hacer todo lo posible para localizarlo, se ganaba la vida vendiendo “atrapa sueños”, que el mismo elaboraba.

Se trata de Kevin Antonio Ochoa Mancia, de quien supieron por última vez, el 26 de junio de 2018, cuando tenía 31 años de edad. En aquel entonces, estaba viviendo al norte del estado de Sinaloa, como los constatan, sus publicaciones en redes sociales.

A decir de su familia, mantenía una comunicación constante con ellos, y en dicha fecha, dejaron de tenerla, por lo que intentaron contactarlo, a través de otras personas, pero no tuvieron éxito.

La última información que les llegó, es que habían sido golpeado en la cabeza, por lo que no descartan, que pudiera haber perdido la memoria, y no recordará teléfonos o la forma de contactarlos.

Kevin Antonio es originario de la aldea de Llano Largo, municipio de La Labor, en el departamento de Ocotepeque, Honduras, pero tenía un tiempo en México.

Hasta el momento, no habían logrado contactar a ninguna persona de Sinaloa, pero ahora, mantienen la esperanza de encontrarlo.


La nota puede retomarse libremente en cualquier medio de comunicación, dando crédito al autor y/o al proyecto Desaparecidos en Sinaloa.

Localizan zona de entierros al norte de Culiacán

Por Jesús Bustamante

Unos siete cuerpos pudieran estar enterrados en un predio enmontado, al norte de Culiacán, hasta donde llegaron diversos colectivos de búsqueda de personas desaparecidas, después de una llamada anónima.

Las rastreadoras han detectado cuatro fosas con restos humanos, pero algunas de ellas, pudieran tener más de un cuerpo, y en los alrededores, hay indicios de otros posibles entierros, por lo que no descartan, haber localizado un cementerio clandestino, utilizado por la delincuencia organizada.

El sitio se encuentra en una zona alejada, y de difícil acceso, al que no se puede llegar en vehículos, debido a que algunos tramos, están destruidos por las lluvias, lo que ha impedido trabajar rápidamente.

Debido a que se trata de una región en conflicto, liderada por el Cártel de Sinaloa, los colectivos solicitaron la ayuda de la Comisión Estatal de Búsqueda, y de las distintas corporaciones policíacas, entre ellas, la Guardia Nacional, quien brindo seguridad en el sitio.

Las autoridades extrajeron restos óseos y prendas de vestir, que pudieran ayudar con la identificación, sin embargo, tendrán que ser sometidos a pruebas de genética, para intentar obtener algún dato, que ayude a identificarlos plenamente.

Las integrantes de los colectivos y las autoridades, continúan trabajando en la zona, porque no lograron extraer todos los restos en un solo día.

Sin embargo, algunos elementos investigadores de la Fiscalía del Estado, impidieron que los medios se pudieran volver a acercar, por lo que todavía se desconoce, el número de cuerpos encontrados.


La nota puede retomarse libremente en cualquier medio de comunicación, dando crédito al autor y/o al proyecto Desaparecidos en Sinaloa.

Ya no hay desapariciones: AMLO; cifras en Sinaloa dicen lo contrario

Por Jesús Bustamante

Durante su segundo informe de gobierno, Andrés Manuel López Obrador, aseguró que en México, ya no manda la delincuencia organizada, por lo que no hay torturas, desapariciones ni masacres, pero en Sinaloa, las cifras dicen lo contrario.

Tan solo en agosto, se registraron 77 homicidios dolosos, y se reportaron 100 personas desaparecidas, de las cuales, se desconoce cuántas continúan ausentes. Elevando las cifras a 572 personas asesinadas y 688 desaparecidas, en lo que va del año.

Con estas cifras, el promedio diario, es de 2.35 homicidios dolosos, y 2.8 reportes de desaparecidos en la entidad, pero en agosto, este último se elevó a 3.22, una cifra que no refleja la realidad, consideran algunos colectivos.

Apenas el domingo 30 de agosto, los familiares de las personas desaparecidas, alzaron la voz para exigir justicia, en el marco del Día Internacional de las Víctimas de Desaparición Forzada, cada colectivo, de distinta manera.

Los datos oficiales, de la secretaria de Gobernación, son de 9 mil 702 reportes de personas desaparecidas en Sinaloa, del 15 de marzo de 1964 al 13 de julio de 2020, cuando dieron su último informe, e las cuales, 4 mil 851 siguen ausentes, y el 18.10 por ciento de las que han sido localizadas, fueron encontradas sin vida.


La nota puede retomarse libremente en cualquier medio de comunicación, dando crédito al autor y/o al proyecto Desaparecidos en Sinaloa.

Alzan la voz por los Desaparecidos en Sinaloa

Por Jesús Bustamante

Integrantes de los diversos colectivos de búsqueda, salieron a las calles para exigir la localización de sus seres queridos, en el marco del Día Internacional de las Víctimas de Desaparición Forzada, de acuerdo a las cifras oficiales, hay unas cinco mil personas ausentes.

Los integrantes de los colectivos “Voces Unidas por la Vida” y “Uniendo Corazones”, realizaron una marcha por la avenida Álvaro Obregón, en la que también participaron, la Comisión Estatal de Búsqueda y la Comisión de Defensa de los Derechos Humanos de Sinaloa.

Tan solo en lo que va del año, cerca de 700 personas han sido reportadas como desaparecidas, lo que representa tres casos diarios, unas 80 fueron privadas de la libertad durante el mes de agosto, pero los colectivos insisten en que son más.

“Quisiéramos saber en verdad, hemos pedido mucho al fiscal, que nos de la cifra real que ellos tienen, la real, ellos nos dicen que es real, pero no es cierto”, dijo Alma Rosa Rojo, líder de Voces Unidas por la Vida.

Del 15 de marzo de 1964 al 13 de julio de 2020, cuando se emitido el último informe sobre desaparición forzada, por la Secretaria de Gobernación, se informó que, existen 9 mil 702 personas desaparecidas en la entidad, de las cuales, 4 mil 851 siguen ausentes, y el 18.10 por ciento de las que han sido localizadas, fueron encontradas sin vida.

Sin embargo, en el blog “Desaparecidos en Sinaloa”, se revela que el 40 por ciento de las denuncias que tienen los diversos colectivos de la entidad, no se han formalizado en la Fiscalía General del Estado, por lo que el numero pudiera oscilar alrededor de los 10 mil casos.

El colectivo Sabuesos Guerreras conmemoró este día con una manifestación en el centro de Culiacán, donde colocaron fotografías y pancartas de sus seres queridos, también estuvieron recordando los nombres de los desaparecidos, mientras que Las Rastreadoras de El Fuerte, hicieron una manifestación en el monumento a la madre, en el municipio de Ahome, al norte del estado.

Otros colectivos realizaron jornadas de información, exposiciones fotográficas y otras actividades, para recordar a los desaparecidos, y exigir a las autoridades, de todos los niveles, que participen en las búsquedas, hasta encontrar a familiares.


La nota puede retomarse libremente en cualquier medio de comunicación, dando crédito al autor y/o al proyecto Desaparecidos en Sinaloa.

Buscan a cinco menores desaparecidos en Sinaloa

Por Jesús Bustamante

Culiacán, Sinaloa.- La Fiscalía General del Estado emitió Alerta Amber por cinco menores de edad, que desaparecieron entre el 15 y el 17 de agosto, en los municipios de Culiacán, Ahome, Mazatlán, al considerar que su integridad pueda estar en riesgo.

Se trata de Mónica Aylani Nájera Olivas, de 14 años de edad, quien fue vista por última vez, el 15 de agosto, al salir de su domicilio en la colonia Lombardo Toledano, Esmeralda Guadalupe Cabrera Medrano, de 15 años de edad, vista por última vez el 16 de agosto, en un domicilio de la colonia Lázaro Cardenas, y Karla Berenice Román Tafolla, de 13 años de edad, vista por última ocasión, el 17 de agosto, en la colonia Díaz Ordaz, todas en la ciudad de Culiacán.

También buscan a Edgar Alberto Chávez Lugo, de 16 años de edad, visto por última vez el 16 de agosto, al salir de su domicilio en la colonia Louisiana, en la ciudad de Los Mochis, al norte del estado, y a Cederick Mateo Turrubiartes Dávila, de 7 años de edad, visto por última vez el 17 de agosto, en la colonia Montuosa, en el municipio de Mazatlán.

Las fichas de las tres niñas y los dos niños, fueron emitidas por las autoridades, pidiendo la colaboración de la ciudadanía para localizarlos, ya que, hasta el momento, no se sabe nada de ellos.

Hasta el domingo 16 de agosto, se habían reportado 48 personas desaparecidas en el mes, y 647 en lo que va del año, de acuerdo al último reporte emitido por las autoridades locales.


La nota puede retomarse libremente en cualquier medio de comunicación, dando crédito al autor y/o al proyecto Desaparecidos en Sinaloa.

Caminando sobre muertos: las mujeres que escarban en la tierra de los narcos

BEATRIZ GUILLÉN // El PAÍS

Las Rastreadoras salen cada miércoles y domingo a buscar a sus muertos. Solo interrumpidas por la pandemia, este grupo de mujeres inquebrantables recorre desde hace seis años los predios desérticos de Sinaloa para traer de vuelta a los desaparecidos. Escarban la tierra en frente de un sol de infierno, de las víboras, de los narcos y del Gobierno —también del Gobierno—. Desde que se inició la llamada guerra contra las drogas en 2006, instigada por el expresidente Felipe Calderón (2006-2012), constan como desaparecidas oficialmente más de 60.000 personas en México. No las busca el Estado, solo sus familias.

“Aquí encontramos su mano, en este árbol, aquí la dejaron”. Quien señala es Mirna Medina, la fundadora de las Rastreadoras de El Fuerte, y madre de Roberto Corrales, desaparecido con 21 años el 14 de julio de 2014, cuando fue levantado en la gasolinera en la que trabajaba. Medina lo encontró tres años después en un paraje de Ocolome, un municipio cercano a El Fuerte. “Fue el cuerpo 93 que encontramos”, detalla entera y también rota en el documental Te nombré en el silencio, un largometraje que recoge la búsqueda de estas mujeres con garras.

Mirna cuenta en esos 90 minutos de película que ella siempre va en tacones, incluso en los rastreos, que comenzó en esto cuando la policía le aseguró que ellos no buscaban a desaparecidos, y que se despide del altar de su hijo y de su gata cada vez que sale por la puerta por si no le permiten volver. Delante de la cámara dirigida por José María Espinosa de los Monteros (Culiacán, 1989), Mirna canta, llora, se rompe y rehace; también delante de cámara manda callar a las “pinches viejas” de sus compañeras de grupo, que son su familia, y las abraza y consuela, y sobre todo, delante y detrás de la cámara, Mirna sigue viviendo. El sinaloense y su equipo pasaron dos meses y medio con las rastreadoras para completar un retrato profundo y complejo. “Entramos derechos a sus vidas, pero en vez de enfocarnos solo hacia el dolor, que por supuesto está, también se ve el ímpetu que tienen ellas hacia la vida, se ve ese brillo de esperanza, que ahí está”, cuenta el director.

Ese intimismo, difícil de captar en los pocos párrafos de un artículo, nace de una confianza mutua entre el equipo y las rastreadoras, asegura Espinosa: “La labor en este documental es de acompañamiento, de respeto. Si les vas a pedir a estas mujeres que te cuenten cómo se llevaron a su hijo o su hija, y eso es un salto al vacío para ellas, tú tienes que estar ahí para cacharlas”.

El proyecto, que comenzó hace cuatro años y medio, ha conseguido recaudar los 150.000 pesos (unos 6.700 dólares) que le faltaban para ver la luz en una plataforma de crowdfunding estas últimas semanas. Espinosa de los Monteros, que estudió Marketing y se define como autodidacta —“un hijo de YouTube”—, reconoce que nunca pensó que podía tener en sus manos un tema tan importante: “Y haberla librado, salir limpio. Lograr hacer las cosas bien, que las piezas se hayan acomodado. No podría estar más contento de lo que creamos con las rastreadoras, de la película que creamos”.

Un equipo forense, en una fosa en Sinaloa.
Un equipo forense, en una fosa en Sinaloa. ZAHARA GÓMEZ LUCINI

Actualmente, las Rastreadoras de El Fuerte actúan en coordinación con la Fiscalía General de Justicia del Estado (FGJE) y la Procuraduría General de la República (PGR). Les han facilitado capacitación en antropología y arqueología, pero no las ayudan a buscar, critica Medina: “Gobierno a Gobierno es la misma chingadera: ellos no nos van a sacar de apuro”. Cuenta, además, que antes “el Gobierno ni siquiera quería reconocer que había desapariciones. No era bueno que hubiera mujeres escarbando la tierra”.

Así, este grupo de mujeres, que se juega la vida con cada rastreo, viven constantemente acosadas y amenazadas por el narco. “Siempre tengo miedo. Siempre, siempre. Legalmente tengo todo listo. Solo estoy esperando que lo hagan”, revela Medina en la cinta. Durante el rodaje del documental, mientras grababan en un predio en las afueras de El Mochis (al noroeste de Sinaloa), en una zona donde había mucha vegetación, fueron rodeados a balazos. “Ni nos inmutamos, la gente siguió haciendo su trabajo, ellas buscando y nosotros grabando, que a eso íbamos todos. No encontramos ningún resto y nos fuimos”, revela Espinosa de los Monteros, que cuenta cómo durante la grabación han sido vigilados y perseguidos en cada ranchería, observados desde lomas por hombres emperchados con rifles. “Si eso lo vivimos nosotros durante los meses que estuvimos, ¿qué viven ellas? Ellas son las valientes y las que se la rifan”.

Las rastreadoras reciben pitazos (chivatazos) con información de dónde pueden encontrar cuerpos enterrados. En ocasiones, son engañadas con localizaciones falsas, y muchas de ellas, antes de unirse al grupo, fueron extorsionadas. Les pidieron dinero para mantener a sus hijos con vida o para revelarles su supuesto paradero. Todas prefieren creer que su hijo está trabajando exhausto en los campos de marihuana que debajo de la tierra que pisan. Mirna, la líder del grupo, las obliga a mantener la cabeza fría: “Mientras no los encontremos, tenemos la esperanza, pero quiero que tengamos los pies en la tierra”.

—¿Tú cómo buscas a tu marido?

—Muerto.

—Muerto. Es la triste realidad, pero, ¿cuántos hemos encontrado con vida?

La rastreadora María Cleofas Lugo, que busca a su hijo desaparecido, en un momento del documental 'Te nombré en el silencio'.
La rastreadora María Cleofas Lugo, que busca a su hijo desaparecido, en un momento del documental ‘Te nombré en el silencio’.

Otro de los objetivos de este joven director era nombrar a los que no están: alejarse de las cifras frías. “Ya no son números, son Roberto Corrales Medina, hijo de Mirna Medina, es Zumiko Félix Ortega, hija de Lizbeth Ortega, es Juan Francisco Angulo Lugo, hijo de Maqui Lugo. Son personas que se fueron, que tenían añoranzas y sueños y los tenemos que nombrar”, dice Espinosa de los Monteros, que en el documental muestra pequeños vídeos familiares donde estos jóvenes juegan con sus hijos, bailan o bromean con sus madres.

El momento más emocionante de la grabación, cuenta el director, que lo considera además uno de los más bonitos y dolorosos de su vida, ocurrió en 2018 cuando el equipo acompañó a Mirna Medina a buscar restos de Roberto —de quien todavía no ha aparecido el cuerpo completo— en el cerro donde lo dejaron. Mientras pronunciaban algunas oraciones, el chófer del equipo encontró dos dedos del joven. “En ese momento te quieres morir ahí, es una tristeza absoluta. Después nos fuimos al panteón, se cantó el corrido de Roberto, se platicó sobre él y poco a poco, empezó a cambiar el ambiente y terminó siendo una fiesta de vida y de muerte. Una celebración por la vida de Roberto y también por la de las rastreadoras”.

Con información de El País / Beatriz Guillén

Sinaloa ya registra más de 600 personas desaparecidas en 2020

Por Jesús Bustamante

Culiacán, Sinaloa.- Durante julio fueron reportadas 117 personas como desaparecidas, cuatro más que el mes anterior, lo que significa un promedio de cuatro casos diarios, elevando la cifra a 620 en lo que va del año.

Del total de los casos reportados en julio, 71 fueron en Culiacán, lo que representa un 60.68 por ciento, seguido de Mazatlán con 19, Ahome con 13 y Navolato con 5.

En el municipio de Choix se registraron 2 casos, otros 2 en Guasave, y uno Angostura, Cosalá, Elota, Rosario y Mocorito, en Badiraguato, Concordia, Escuinapa, El Fuerte, Salvador Alvarado, San Ignacio y Sinaloa, no se denunció oficialmente ningún caso.

En contraste, los colectivos de búsqueda han reportado diversos hallazgos en las últimas semanas, “Rastreadores Fe y Esperanza” y “Rastreadoras de El Fuerte”, en el municipio de Ahome, y “Sabuesos Guerreras” en Culiacán y Navolato.

Hasta el momento se desconoce cuántas de esas 117 personas fueron localizadas, vivas o muertas, porque no hay un reporte oficial con dichas estadísticas.


La nota puede retomarse libremente en cualquier medio de comunicación, dando crédito al autor y/o al proyecto Desaparecidos en Sinaloa.